En los bebés, es normal que se presente en algunas ocasiones el regreso de una pequeña cantidad de la leche, sobre todo si se está dando lactancia con formulas, a lo cual llamamos reflujo fisiológico y no hay porque preocuparse. Sin embargo cuando el  reflujo  es continuo, irrita el esófago y provoca malestares en el bebé. El reflujo intenso puede ocasionar que el niño no gane peso e incluso que presente problemas respiratorios como tos crónica.


Algunos síntomas:

  • Tos, especialmente después de comer

  • Llanto excesivo.

  • Se arquea demasiado con un moviento de la cabeza hacia atrás

  • Vómito excesivo durante las primeras semanas de vida; empeora después de comer.

  • No alimentarse bien

  • Negarse a comer

  • Crecimiento lento

  • Pérdida de peso

  • Silbidos (sibilancias) u otros problemas respiratorios

 

¿Cuándo debe venir a consulta?
Cuando…

  • El vómito es fuerte y el bebé tiene otros síntomas de reflujo.

  • El bebé tiene problemas para respirar después de vomitar.

  • El bebé rechaza el alimento y está bajando de peso o no lo está aumentando.

  • El bebé está llorando con frecuencia.

Reflujo

Whatsapp_37229.png